viernes, 21 de mayo de 2010

Experimentos

EL EXPERIMENTO DEL HUEVO




En esta práctica se pretende ejemplificar el principio de la inercia: “todo cuerpo que no esté sometido a fuerza neta mantendrá su estado de movimiento”. Se dispone el montaje tal y como se muestra en la fotografía. El objetivo es introducir el huevo, sano y salvo, dentro del vaso tocando únicamente la cartulina. Se consigue simplemente golpeando la cartulina horizontalmente.Normalmente, una persona que no conozca los principios de la Física y no haya visto el experimento antes, pensará que golpear la cartulina hará que tanto el canuto como el huevo salgan disparados. No obstante, esto no es así, ya que la fuerza del golpe no se aplica al huevo. Por lo tanto, el principio de la inercia el huevo permanecerá inmóvil, y habiendo perdido su sustento caerá al vaso.Material necesarioUn vaso o un recipiente estanco con la base superior abierta de similares características. Debe llenarse parcialmente de agua para frenar la caída del huevo.Algo de agua para llenar el vaso.Un huevo o un objeto de similares características. Es esencial que quepa con suficiente holgura por la entrada del vaso. Una pelota de golf, por ejemplo, es un buen substitutivo.Cartulina: una pequeña plancha de cartón o cartulina. Su tamaño debe ser suficiente para tapar en su totalidad la obertura del vaso con una holgura suficiente para que pueda ser manipulado sin afectar al resto del material.Canuto: Un pequeño canuto de cartón, un trozo de palo de bandera, o bien una sección de pequeña tubería. Debe poderse mantener en pie sobre uno de sus extremos, y debe poder sostener el huevo sobre su extremo superior.Montaje experimental

Explicación teórica


La situación justo después del golpe se muestra en la siguiente figura;La fuerza aplicada sobre la cartulina la acelera hacia la izquierda. Dado que el canuto está en contacto directo con la cartulina, existe cierta fuerza de rozamiento sobre el canuto. Dicha fuerza de rozamiento tiene dos efectos:El canuto en su conjunto se acelera hacia la izquierda, según la segunda ley de Newton aplicada al centro de masas.Como la fuerza de rozamiento se aplica en un extremo, el canuto empieza a rotar al rededor de su centro de masas.Analicemos los dos movimientos del canuto por separado. Primero, la translación de todo el canuto hace que éste se aparte rápidamente de su posición inicial. Segundo, la rotación provocará que el extremo inferior tienda a levantarse (puede que no llegue a conseguirlo, si la fuerza de rozamiento no es lo suficientemente grande, ya que entonces entra en juego la gravedad), mientras que el extremo superior descenderá. Este es uno de los puntos fundamentales: el extremo superior del canuto, donde reposa el huevo, tiende a descender, no a moverse hacia la izquierda. Dado que el canuto no intenta deslizarse sobre la superficie inferior del huevo, no habrá fuerza de rozamiento entre ambos.Durante el momento del choque, dado que no hay ninguna fuerza sobre el huevo, según el principio de inercia, este permanecerá inmóvil. Entonces entrará en juego la gravedad, que lo hará descender en caída libre hasta el interior del vaso, donde será frenado por el agua.

¿Cuáles materiales se atraen?


Necesita:Objetos metálicosUn imán Montaje:Coloque los objetos metálicos sobre una mesa.Acerque el imán a los diferentes metales.Clasifíquelos en materiales magnéticos y no magnéticos.Identifique el tipo de metal de cada objeto.¿Qué está pasando?Los materiales que son atraídos por un imán se denominan magnéticos, como el hierro, el acero, la plata. En su mayoría los metales son materiales magnéticos, pero hay algunos que no lo son. Por ejemplo el cobre, el aluminio y el níquel, entre otros, no son magnéticos y no son atraídos por los imanes. Puede probar con otro tipo de materiales para descubrir cuales son magnéticos.Contribución de:Licda. Leda Roldán S.Universidad de Costa Rica Microgravedad Necesita:Un vaso de estereofónUn lápiz o un punzón AguaRecipiente grande o palanganaMontaje:Perfore un pequeño agujero en el borde inferior del vaso. Tape con un dedo el agujero y llene el vaso con agua. Quite el dedo que cubre el agujero y observe lo que sucede. Use la palangana para recoger el agua. Cubra de nuevo el agujero.Ahora pruebe nuevamente. Llene el vaso con agua, cubra el hueco, súbase en una silla o grada y deje caer el vaso en la palangana.¿Qué está pasando?El vaso que cae demuestra, por un breve instante, la microgravedad que afecta a los astronautas en sus vuelos espaciales. Cuando el vaso está fijo el agua sale por el agujero por efecto de su peso, pero cuando el vaso cae, el agua dentro de él cae a la misma velocidad, por eso no sale por el agujero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada